Composiciones 2017-08-25T18:12:48+00:00

Dos son las Composiciones Musicales, dedicadas especialmente a la Comparsa.

La primera data de 1957 y su autor fue el conocido Compositor Valenciano Rafael Martínez Coll, ocupándose de la letra el Arrastrao Antonio García Cervera “Penicilina”.

La segunda es una Marcha Árabe del no menos famoso Manuel Carrascosa, y data de 1974. En sus comienzos y al aparecer la Comparsa en 1866, no existía ni el Pasodoble Festero ni la Marcha Mora. Los Marruecos y al igual que todas las demás Comparsas antiguas de la época supervivientes (Cristianos, Moros Viejos, Estudiantes y Moros Nuevos), desfilaban con Marchas Militares.

La Marcha Militar y el Pasodoble se han convertido por derecho propio, en parte de la idiosincrasia de la Comparsa, sobre todo en los bloques de Mochilas o Gastadores (también de origen Militar), tanto Masculinos como Femeninos. La Marcha Mora, por otra parte, se ha convertido en seña y divisa de todas las Escuadras Especiales, Capas Femeninas y Capas Masculinas. Nuestras Escuadras Especiales de Tuareg, Almorávides, Abencerrajes (Paco Ferri y su “Corán”) y Beduinas, también tienen sus propias composiciones compuestas y dedicadas para las mismas. De la misma forma, los socios Juan José Muñoz Valdés “Carajillo” y Manuel Díaz Sánchez, tienen Pasodobles compuestos para ellos.

También socio Tomás Baenas Martínez compuso y dedicó a la Comparsa en el 2001, un Pasodoble-Marcha llamado “Desfilando los Marruecos”, pieza que resume como pocas la idiosincrasia de la Comparsa de Marruecos.

Dentro de la Comparsa pero no compuesto expresamente para ella, también disfrutamos del muy querido Pasodoble “Vicente Gerardo”, al que le hemos puesto letra propia y bautizado como “Las Bolas”.

Un dato: la Banda que acompañó a la Comparsa en 1903, costó 250 pesetas.

PASODOBLE  LOS  MARRUECOS

Letra de Antonio G. Cervera / Música de D. R. Martínez Coll

Somos Marruecos populares
de albo turbante y grandioso desfilar
que las fiestas seculares
de nuestra tierra sabemos proclamar.

Por nuestras filas bien unidos
con gran orgullo, llevando el arcabuz
tiene Villena coloridos
con su morisma, de una nueva luz.

Flotando las capas al viento
se ven en raudos caballos, rebrillar
y las gumias y las lanzas
empuña el Marrueco al desfilar.

Es con gran orgullo la primera
nuestra comparsa por su marcialidad
y la gran fiesta es señera
por su grandeza, color y seriedad.

Nuestro grito es
el que al viento da
¡¡Alah!!

Nos llaman “ Los arrastraos ”
con un mote que no duele,
ya que es título valiente
y no se arrastra quien quiere
si no es buen moro
y Villenense.

Pues la Fiesta sabe entera
que el “arrastrao”
va siempre al frente.