El Cañón 2017-08-25T18:12:48+00:00

El conocido Cañón de los Marruecos, es la pieza más antigua de todas las Comparsas que actualmente toma parte en un desfile. Fue fabricado antes de 1903 por el Socio Antonio Pérez “Ericas”, año en que ya lo tenemos identificado en las cuentas de Gastos de la Comparsa (“…por componer el Cañón… 1 px;a.”). Externamente es de madera, pero su interior aloja un ánima de hierro de casi un centímetro de grosor. Un detalle muy importante es que parece un “Cañón” de avancarga (armas que se cargan por la boca), pero en realidad es de retrocarga (armas que se cargan por detrás o retaguardia). Está compuesto por dos piezas principales: anterior (dos primero tercios que se corresponden con el tubo del cañón) y posterior (tercio final con recámara y “oído”.). El tercio final se puede abrir, gracias a una bisagra exterior que permite la apertura de todo el conjunto. Este Cañón no funcionaba como los actuales arcabuces (ignición por medio de pistón y consiguiente combustión de la pólvora alojada en el interior de la recámara), sino que en su recámara se introducían carcasas de artificio. Al encenderse salían despedidas por la boca y explotaban a unos 50-60 metros de altura. Fue muy popular en las Guerrillas y Embajadas de antaño, pues lanzaba sus carcasas en la vertical de los antiguos Castillos de Embajadas, dándole una gran espectacularidad a dichos actos. Al estar el antiguo Castillo de Embajadas en la Puerta de Almansa, el Cañón disparaba el día 6 desde la calle Joaquín María López (justo delante de la actual CAM que es precisamente donde reventó en 1948), y el día 8 desde “el altico”.

La última vez que disparó fue en el año 1948, debido a que la carcasa no salió por la boca y explotó en el interior de la recamara. La deflagración hizo saltar muchas astillas y separó el cañón de la recamara. Apunto estuvo de ocurrir una gran desgracia. Desde entonces y hasta hoy mismo, no ha vuelto a disparar pero sigue participando en Fiestas, tomando parte en los Desfiles de la Entrada y Cabalgata.

El primer Artillero de 1ª conocido, fue Antonio Pérez “Ericas” antes de 1903. Pero si alguna familia Marroquí ha destacado en “lo artillero” a lo largo de los Siglos, esos son los “Rellenos”. En el año 1903, el Cañón ya era “asunto” de Antonio Hernández “Relleno”, abuelo de su actual Artillero de 1ª, D. Antonio Hernández Sánchez “Relleno”, nieto del “Relleno” de 1903. Y entre estos dos “Rellenos”, José Hernández, hijo del primer Antonio y padre del segundo, hizo lo propio. Ese Cañón es de los Marruecos, pero durante tres generaciones ininterrumpidamente, ha sido una “cuestión de Honor” de la familia “Relleno”. Desde como mínimo el año 1903, el Cañón de los Marruecos ha sido custodiado, limpiado y guardado por muchos Marruecos, destacando su constructor el tío “Ericas”, su hijo Joaquín, Andrés “Caracoles”, “Seturno”, Milán, los “Calañés”, el “Huevo”, Chimo “El Carretero” y un largo etcétera.